Familias de los desaparecidos, luchando sin apoyo

Share: XVK


En El Salvador, la problemática de las personas desaparecidas ha dejado un profundo impacto en las familias que afrontan la ausencia de sus seres queridos. Estas familias se ven obligadas a enfrentar una serie de afectaciones que van más allá de la simple ausencia física.



Uno de los desafíos a los que se enfrentan las familias de los desaparecidos es hacerse cargo de las obligaciones económicas del hogar. Al perder a una persona que solía contribuir económicamente al sustento familiar, muchas veces se ven en la necesidad de encontrar nuevas formas de generar ingresos para cubrir los gastos básicos. Esto se convierte en una lucha constante y agotadora para las familias, que tienen que buscar alternativas laborales en medio de la incertidumbre y el dolor.

Otra consecuencia directa es la imposibilidad de acceder a prestaciones como los seguros de vida. Al no contar con la declaración oficial de muerte, las familias se ven privadas de los beneficios económicos que podrían haberles correspondido. Esto significa que, además de enfrentarse a la pérdida de un ser querido, se ven privadas de recursos que podrían ser de vital importancia para su sustento y bienestar.



Además, la falta de acompañamiento por parte de las instituciones para declarar una muerte presunta representa un obstáculo adicional para las familias de las personas desaparecidas. La ausencia de un proceso claro y accesible para declarar la muerte presunta dificulta aún más el duelo y la búsqueda de justicia. Esta situación implica una constante lucha legal y burocrática para las familias, que muchas veces se sienten abandonadas y desamparadas por parte del Estado.

Otro factor que afecta a las familias de los desaparecidos es el estigma social y la falta de apoyo emocional. La sociedad suele juzgar y estigmatizar a los familiares de las personas desaparecidas, lo que dificulta aún más su proceso de duelo y su búsqueda de respuestas. Muchas veces, se enfrentan a la indiferencia y la falta de comprensión por parte de la comunidad, lo que agrava aún más su situación emocional.

Las familias de los desaparecidos en El Salvador se enfrentan a múltiples afectaciones que van más allá de la simple ausencia física. La carga económica, la falta de prestaciones, la falta de acompañamiento institucional y el estigma social son solo algunos de los desafíos que deben afrontar diariamente. Es fundamental generar conciencia y promover la solidaridad hacia estas familias, brindándoles el apoyo necesario para sobrellevar esta difícil situación y buscar respuestas y justicia.

Sin embargo; actualmente las organizaciones de los derechos humanos han dejado desprotegidos a las víctimas de desaparecidos y se han dedicado a proteger a pandilleros. Según el medio ivestigatvo DisruptivaX junto a Gato Revelador dan como ejemplo a Cristosal una organización en apoyo a víctimas de desaparecidos y otros tipos de violencia, está organización actualmente perdió el rumbo y ahora defiende a los agresores y no a las víctimas.


Comparte este artículo en tus redes sociales
Share: XVK
   

Deja un comentario